La bolita de cristal

Sobre lo mismo de la “gripe porcina”, es increíble que exista gente, como nuestro Honorable(?) Senador Guido Girardi que sepa que en Chile a lo menos van a morir 100 mil personas cuando en México, epicentro mundial de esta gripe y con 103.263.338 habitantes (sólo en Ciudad de México hay 19,23 millones de habitantes.. lo que Chile entero tendrá en un par de años más) han existido “727 positivos; 701 están vivos y 26 fallecimientos” según declaraciones del secretario de Salud de México, José Angel Córdova.
¿Se acuerdan del caso de Chiledeportes que hizo realidad los milagros más increíbles como abuelitas atletas o que resucitó a gente muerta para poder pagarle? (San Chiledeportes a quien hay que prenderle velitas por hacer realidad tales hechos ya que no somos dignos de su GRAN ENTREGA…. de amor).
Creo que de igual forma nuestro Honorable(?) Senador Girardi se está perdiendo acá, con esa providencial y humilde verborrea que lo caracteriza, esa incomparable capacidad de estar siempre donde las papas queman (y que casualmente es siempre justo donde están las cámaras de tv y de los diarios) y su innegable vocación de servicio público y humildad (porque ni hablar de su probidad a toda prueba), debiese compartir su sabiduría universal y la iluminación que nos entrega su bolita de cristal estando a la cabeza de la OMS para que siga con la mesura a la hora de hacer declaraciones, y que de seguro las hace con toda buena intención… ¿cierto que si?

Este artículo fue publicado en Uncategorized y etiquetado , . Marcador del enlace permanente.

2 Respuestas a La bolita de cristal

  1. Y lo más triste es que el sueldo de esta bosta lumbrera parlamentaria lo hacemos todos los chilenos.

  2. Seba dijo:

    Lo peor del caso es que además es elegido por elección popular!!!!!
    Ojalá que por la zona en que él se presenta, los votantes se den cuenta de lo que están haciendo y no se dejen seguir engañando por mensajes grandilocuentes que la verdad, no sirven de nada.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *