Un nuevo reality "de verdad"

Muchos de nosotros nos hemos impactados con el caso del “Cisarro” y del “Loquín“, que los captura, se escapan, los vuelven a capturar, se vuelven a escapar, niegan todo entre sollozos, le pegan a la prensa, la prensa les pega de vuelta… muchos minutos en pantalla “cubriendo la noticia”, programas especiales viendo el “caso de estos niños”, primeras planas en los diarios, nacen nuevos opinólogos que hablan y teorizan hasta el infinito sobre su conducta… en fin, mucha cobertura de un hecho sumamente relevante  (tema que los endiosará y que a hará que a los 20 sean rockstar del delito).
Dejémonos de teorizar y de inventar razones del porqué estos “niños” hacen estas cosas, y vayamos a lo concreto, a los hechos.
Estos chicos no tienen familia ni educación y su futuro es menos que incierto. Claramente rehabilitarlos tiene un alto costo económico, pero mantenerlos libres es más caro aún.. es caro económicamente, socialmente… (salvo televisivamente).

Creo que es sumamente injusto que las personas que trabajan y saben vivir en comunidad deban encerrarse en sus casas por temor. Uno podría pensar que si no estás seguro en la calle de los que te pegan lanzazos podrías estarlo en casa, pero luego de ver como actúan estos chicos y como la gente tiene que proteger sus propiedades, no me queda tan claro que el estar dentro de ellas sea la mejor opción.

¿Que hacer con chicos así? y en base al crimen de Francisca de Valparaíso, ¿debemos re-instaurar la pena de muerte?
Sobre que hacer con chicos así, creo que por el momento la única solución es bancárselos y empezar a hacer que se hagan responsables a través de castigos que realmente les signifiquen un aprendizaje real, no algo que les haga generar odio a la sociedad.
Sobre la segunda, la solución es sencilla pero tremendamente difícil de tomar. Muchos políticos oportunistas (de todos los colores) han salido a decir que hay que re-instaurar a pena de muerte siendo que el Pacto de San José de Costa Rica no nos lo permite, ¿entonces que hacemos?.
Si nuestros “honorables” diputados y senadores (tanto en campaña como los que no) se detuvieran un segundo, podría ser que leyeran el capítulo 4 del libro Freakonomics de Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner (un economista políticamente incorrecto y un periodista del NYT) donde se hace un análisis de la baja de delincuencia en Nueva York y en otros estados en los años 90 y se muestra la cara opuesta cuando Ceaucescu en 1989 (en Rumania) hace ilegal el aborto y se dispara el índice delictual.

Se demuestra con cifras y hechos concretos que no fue una mejor policía, ni mejores políticas sociales ni nada de eso, sino que la promulgación de la ley a partir del juicio de Roe vs. Wade que sentó el precedente sobre el aborto en varios estados de Estados Unidos. En el libro se estima que los niños de familias mal constituidas, carentes de una buena imagen paterna/materna a seguir, que no son deseados, que no serán amados ni cuidados, caerán inevitablemente en la forma más sencilla de vivir y que la manera de evitar eso y romper el círculo de la pobreza y delincuencia (que queramos o no, están fuertemente asociados aunque queramos creer lo contrario) es darle la opción de tener o no a ese niño no deseado. Por un lado están los que opinan que hacerlo de esa manera es casi caer en la ideología Nazi (dejar sólo a los mejores) pero por otro lado están los que opinan que hay que eliminar de alguna manera a quienes distorsionan la realidad y una forma civilizada de vivir, donde los que si lo hacen deben hacerse cargo de estas personas inadaptadas, gastando tiempo, recursos y esfuerzos de manera que no les retribuye (¿porqué hacerse cargo de aquellas personas que nos dañan?). También está el dato (no menor) que 8 de cada 10 hijos de padres que están en la cárcel están en ella.
Puede ser que el tema del aborto sea moralmente discutible, que las cifras entregadas no sean suficientes o que el ejemplo no es bueno (eso queda a gusto del consumidor, yo opino que es contundente y hace que salgamos del campo de las suposiciones a uno con hechos concretos y reales ya probados), sin embargo, la frase final de Levitt es tremendamente debatible.

Cuando el gobierno da a las mujeres la oportunidad de tomar la decisión de abortar, en general, ellas hacen un buen trabajo en dilucidar si están o no en condiciones de criar bien a un bebé

La pregunta del millón es, ¿que hacemos?, nos hacemos cargo ahora de un problema con soluciones parche y aspirinas para quienes vemos las noticias en la tv o la leemos en los diarios o miramos para adelante y tomamos decisiones de largo plazo?

Este artículo fue publicado en Conciencia Social y etiquetado . Marcador del enlace permanente.

3 Respuestas a Un nuevo reality "de verdad"

  1. Ese estudio lo leí hace tiempo. E incluso lo usé como prueba a favor defendiendo el aborto en una clase de Ética (o algo similar).

    Ahora que mencionas que hay gente que diría que se caería en una ideología Nazi, me acordé de la película Idiocracy (http://www.imdb.com/title/tt0387808/), cuya secuencia inicial (http://www.metacafe.com/watch/2682654/idiocracy_opening_sequence/) nos habla del triunfo de los idiotas en una suerte de “selección natural”. Já. Gracioso, pero quizás esté pasando…

  2. Fuerte, pero cierto.

    @Lester

    Idiocracy? Yo creo que ya estamos en ese camino 🙁

  3. javiernico dijo:

    Mmmmmhhhhhh, los numeros no mienten, pero el que se aplique la misma formula por estos lados, no necesariamente se tendran los mismos resultados. Muchos embarazos no deseados se podrian impedir facilmente, los consultorios entregan gratis pildoras y condones, pero la gente no los usa.Y si se legaliza el aborto no quiere decir que serán gratis, por lo tanto, la gente con escasos recursos no podrá abortar. Lamentablemente (apreciacion personal) veo que nuestros señores politicos se dedican mas a criticar los proyectos del bando contrario, en vez de leerlos y mejorarlos y desde ahi ya estamos perdidos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *