Wi-Fi 101: Como hacer que tu Wi-Fi funcione de verdad

A fines del 2006 en Chile se empezó a hacer masivo el uso de Wi-Fi en las casas ya que empezaron a llegar los notebooks con Cetrino (de Intel) que incorporaba esta tecnología dentro de las propiedades del equipo (antes de eso contar con Wi-Fi era un lujo supremo).

De ahí en adelante casi todo viene con Wi-Fi, como son los notebooks, celulares, tablets, cámaras IP, impresoras, Raspberry PI, cámaras de fotos, parlantes, equipos de música, etc. De cuando se empezó y se dijo que podían existir 4 equipos Wi-Fi en una casa, pasamos a tener muchos más… de hecho la última vez conté como 16 dispositivos Wi-Fi en mi red.

Lo anterior ha hecho que proliferen routers Wi-Fi, lo cual si bien es bueno, ha traído problemas de operación, que se traducen en velocidad y cobertura, lo que se traduce a su vez en duración de la batería y finalmente en experiencia de uso.

Para comenzar hay que comprender ciertas cosas sobre el Wi-Fi:

  1. El aire es un medio compartido, no importa la velocidad del Wi-Fi, este NUNCA se podrá comparar al de un cable
  2. MiMo, 3×3 y todas esas siglas (que parecen venir del futuro y que no hacen más que adornar un servicio deficiente) aplican….. pero en ciertas situaciones, por ende NO hagan caso a la publicad de los servicios de SUPER Wi-Fi y otros que salen en TV o en las cajas de los equipos
  3. Pretender tener toda la velocidad de tu plan de banda ancha a través del aire y en todos los rincones de la casa se puede considerar como “utópico”. Quien les diga que eso se puede o tiene un saco de dinero sin fondo o les esta mintiendo
  4. Los planes de “alta velocidad” (sobre 25 Mbps) no están pensados para “el usuario”, están pensados para la casa en general. El servicio que más consume ancho de banda hoy es streaming de video en 4K de Netflix que llega a 18 Mbps… 120 Mbps en una medición a través de una página web.. no tiene mucho sentido que digamos
  5.  Las velocidades mostradas en las cajas de equipos Wi-Fi son en condiciones de laboratorio, NO en condiciones reales

Para comenzar, hay que saber que las redes Wi-Fi funcionan actualmente en 2 frecuencias: 2,4 Ghz y 5 Ghz.
En 2,4 Ghz (la más común) hay 11 canales para compartir, pero habitualmente los routers se ajustan del canal 6 hacia arriba ya que entre el 1 y 5 hay más interferencias de parte de hornos microondas o teléfonos inalámbricos que funcionan en la misma banda.
Lo anterior quiere decir que en el mejor de los casos tenemos 11 canales para para que nuestros equipos conversen, de lo contrario empieza a ser lo mismo que el piso de trabajo de alguna gran bolsa del mundo, un mar de gritos, todos hablando al mismo tiempo y todos tratando de hablar lo más fuerte posible.

A continuación, un ejemplo de lo anterior:

Una muestra de redes compartiendo canales

 

Un detalle no menor, es que las redes no están paradas sobre un canal, sino que usan varios al mismo tiempo, lo que sería equivalente al ejemplo anterior de que además del ruido de todos gritando… además hay eco…

 

En 5 Ghz la cosa anda mejor, pero tiene sus temas: si bien hay muchos más canales disponibles (40), a) no todos los dispositivos funcionan en 5 Ghz (actualmente los menos) y b) viaja menos en el espacio, o sea, tiene menos cobertura que 2,4 Ghz.

Independiente de lo anterior, hay que recordar que en Chile, la construcción es sumamente sólida y los muros llevan mucho metal, lo que produce un efecto de jaula de Faraday que impide que las señales pasen de una habitación a otra (es lo mismo que sucede con la señal celular al meternos a un ascensor… paredes de metal que nos aíslan de exterior)

¿Como mejoro la cobertura y velocidad de mi red Wi-Fi?

Aquí vamos paso por paso:

  1. No comprar el último modem de gran potencia y más antenas, ayuda pero no tanto.
  2. Tratar de usar el canal más despejado de la red. Muchos routers buscan solos el canal más adecuado.
  3. El equipo más lento manda, es decir, si tienes equipos con tarjetas 802.11b (hasta 11 Mbps), esa será la velocidad máxima de tu red Wi-Fi. A buscar y cambiar esa tarjeta a la brevedad.
  4. Multiplicar puntos de acceso: algo que se ha pasado desde las redes celulares hacia las Wi-Fi es que el truco para entregar mejor servicio es “acercar” el punto de acceso al terminal, esto quiere decir, que es bueno tener la mayor cantidad de routers (que hablen entre sí) dentro de la casa para que tu equipo móvil o computador siempre este cerca de un punto de acceso.

¿Se acuerdan de la imagen de más arriba?. Bueno, el router va conectado a la energía eléctrica y tiene la potencia para “gritar” su señal y es probable que su teléfono móvil la “escuche” y les muestre todas las barras de señal, y entonces ¿ porqué navego lento?; el router puede “gritar”, pero tu teléfono móvil tiene batería (la cual debe durar todo el día) por lo que “susurra de vuelta” las señales, y entre tanto ruido que hay en el aire, el router no es capaz de “escucharlo”.
Es aquí cuando soluciones como la de Apple (Airport Extreme y Airport Express, soluciones buenas pero una de las más caras) o las de Tp-Link (funciona muy bien y es una de las de menor precio) entran en acción. Lo que hacen es que a partir de un Router “maestro” , un segundo equipo es conectado a “mitad de camino” para tomar la señal original y transmitirla aún más lejos.
Es importante que el segundo, tercer o cuarto equipo no se coloque en el extremo donde la señal es muy débil, debe ser a mitad de camino para poder tomar una buena señal y proyectar así una buena calidad (es una especie de posta virtual)

Una red con varios puntos de acceso

Una red con varios puntos de acceso

¿Porqué equipos de la misma marca?

Por 2 motivos: el primero es que al ser de la misma marca la configuración tiende a ser más sencilla (Plug and Play, de hecho en los Airport de Apple la misma aplicación de configuración se encarga de hacer todo por ti); la segunda es que cuando uno amplifica señal, también amplifica el ruido, pero al ser de la misma marca, mantiene un mayor y mejor nivel de compatibilidad que les permite ampliar la cobertura sin incrementar demasiado el ruido.

¿Beneficios?

Mayor y mejor cobertura, es decir, donde antes la señal llegaba con 3 barras pero no podía ver ni Youtube a 144p, ahora tengo las mismas 3 barras de señal pero puedo ver el mismo video a 720p.

La batería del equipo móvil dura mucho más ya que el equipo no debe colocar toda la potencia en la antena para escuchar o transmitir, simplemente un uso racional. Lo anterior también se nota en que el equipo no se calienta tanto al usarlo.

¿Hay otras soluciones?

Claro que las hay. Los PLC (Power Line Communication) hacen viajar las señales de datos a través de la red eléctrica de la casa y para grandes distancias (una bodega lejos de la casa principal o para llegar a un subterráneo) funcionan muy bien. En distancias cortas (dentro del mismo piso) como para llegar a una consola de juegos también funciona muy bien, pero hay que tener cuidado con fuentes de interferencia como refrigeradores u otros que meten ruido y pueden hacer caer la conexión. Lo mismo con los switches de energía automáticos (relay) o diferenciales, algunas veces no dejan que pase la señal de un PLC a otro.
Hay que evitar aquellos PLC que llevan Wi-Fi integrado cuando ya vemos nuestra red “maestra en el aire”, ya que al tener el mismo nombre (SSID) provocan coliciones y que los equipos de los usuarios se mareen. Para el caso de la bodega lejos o donde no llegue la red original son una muy buena alternativa, pero si estamos escasos de canales como la imagen superior, no recomiendo usarlos.

Este artículo fue escrito en General. Enlace Permanente.

Una respuesta a Wi-Fi 101: Como hacer que tu Wi-Fi funcione de verdad

  1. Pingback: Anónimo

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *